Llámame por tu nombre es magia - Fiestas & Personalidades

Las últimas

Fiestas & Personalidades

Revista de variedades

Publicidad

test banner

Post Top Ad

Responsive Ads Here

Post Top Ad

Responsive Ads Here

jueves, 15 de febrero de 2018

Llámame por tu nombre es magia


Con cuatro nominaciones a los Oscar, el sorprendente e intimista filme de Luca Guadagnino podría ser la gran sorpresa en los premios del cine.



José Rafael Sosa

Cuando el cine logra hacernos olvidar que es cine, y que lo presentado en pantalla no es únicamente aventura, acción, tristeza, fantasía o éxtasis, lo que se encuentra ante el espectador es la vida misma, abierta en sus cualidades de ensoñación, magia y éxtasis. El éxito del cine es lograr eso partiendo de un tema tan tabú como la homosexualidad, hacerlo a partir de una trama de descubrimientos e inicios emotivos, al punto de cambiar por completo la perspectiva y llevar al público a repensar el amor y a dejar de lado toda especulación y todo estereotipo.

Call me by your name (Llámame por tu nombre) de Luca Guadagnino, se inscribe, en esa condición de cine que se trasciende como género. Podría, sobre la calidad y la modestia de su producción, resultar la mejor película de los Premios Oscar 2018

Es una experiencia cinematográfica cargada de simbolismos, una rica vida cotidiana de la campiña italiana y un exquisito y selectivo sentido del humor y unas actuaciones para atesorar en la memoria.
Este drama emotivo, con afinadísimos e inteligentes toques de humor, muestra como la principal conquista del cine no es tanto emocionar, presentar aventuras, desgracias o situaciones cómicas embarcar a sus espectadores en aventuras, emociones.

Tradicionalmente el cine ha visto la homosexualidad al enfoque moralista, a las enfermedades terminales, al escándalo de crónica policial, a la represión ciega de parte de los genocidas del racismo y el fascismo

El peor error que se puede cometer con Llámame por tu nombre (Call me by your name) es percibirla como una película sobre sexualidad temprana alternativa, o entenderla como crónica visual sobre vínculos íntimos entre dos seres del mismo sexo.

Lo que evoca esta cinta es distinto: honestidad, sensibilidad y poética inteligencia. Y, sobre todo, magia del complejo ser interior del mundo de sus personajes. Es una aventura de despertares humanos, de amor resuelto como expresión del ser, alejado todo cliché o estereotipo estigmatizante.

La obra de Guadagnino, increíblemente excluido de nominación como mejor director), con guión de James Ivory, adaptación de la  de la novela  corta (40 páginas) de André Aciman, es una poética, delicada y sentida crónica de sensibilidades, símbolos, encuentros, soledad y riqueza humana, que envuelve  al espectador con un cuidado recorrido de imágenes cotidianas ensoñadoras y un afinado estilismo visual y sonoro y  al extremo de colocar en un plano secundario el tema de la gay y transformarse en una experiencia que trasciende lo cinematográfico.
Nominada a mejor película, mejor actor, mejor guión y mejor canción, se trata de una de las mejores crónicas fílmicas del cine de los últimos años sobre la experiencia del primer amor con un discurso visual de imágenes y símbolos que embelesan y cautivan.  Una verdadera injusticia el no haber nominado a su director. Que los amantes sean del mismo sexo, es pura circunstancia.

La obra de Guadarigno es una obra marcada por la sencillez y la delicadeza, factores que encandilan con su suave luz a quien acude a este desafío del cine como experiencia que trasciende la perspectiva tradicional de lo “gay”, como lo han hecho Luz de Luna (Moonlight ),  ganadora del Oscar 2017,  y Brokeback Mountain,  unidas a otras que plantearon el tema sin vincularlo al escándalo, o la crónica  policial o la perspectiva del escándalo, tal cual ha ocurrido con La calumniaPhiladelphiaEl beso de la mujer araña, Transamérica y  Cabaret, entre otras.

Sus tres actuaciones fundamentales, las del joven Timothée Chalamet (Elio Perlman), la del veterano Armie Hammer, - Oliver - (increíblemente el mismo que protagonizó el desastre comercial llamado El Llanero Solitario) y el padre de Elio Michael Stuhlbarg,  conforman un espectro actoral que no será olvidado nunca.

Pie de foto
              
Llámame por tu nombre está nominada a cuatro premios Oscar,  sorprende conquistado por su sencillez, su delicadeza.




Luca Guadagnino ha regalado al público una película evocadora y apabullante en la que todo está cuidado hasta el último detalle.
El juego de simbolismos de la propuesta se refleja en el milagroso uso que el guion y la puesta en escena hacen de un collar con una estrella de David, un reloj y un melocotón. 
En manos del cineasta, tres simples objetos nos cuentan todo lo que necesitamos saber para entender por lo que están pasando Oliver y Elio.

El espectador se ve expuesto al deseo, la admiración, el respeto, el miedo a la pérdida o la anticipación sin necesidad de que salga una sola palabra de la boca de los personajes.  
Que el italiano se haya quedado fuera de la categoría de Mejor Director es una de las mayores decepciones de estos Oscar. Algunos han acusado a la película de ser inverosímil, ingenua y demasiado perfecta, pero el mayor pecado de Call Me By Your Name es hacer una película sobre cómo debería ser el mundo (curioso, abierto de mente, empático,  desprejuiciado, sensible) y no sobre como probablemente sea.
Películas como Compañeros inseparablesBrokeback MountainLa calumniaPhiladelphiaEl beso de la mujer araña, Transamerica, Cabaret Boys Don’t Cr

Créditos y reparto
Llámame por tu nombre
Año: 2017
País: EU/Italia
Director: Luca Guadagnino
Actores Michael Stuhlbarg,

Armie  Hammer,  

Amira Casar,
Timothée Chalamet
escrita por James Ivory, basada en la novela homónima de André Aciman de 2007. Wikipedia


Sinopsis
Es verano de 1983 en el norte de Italia y Elio Perlman  ( Timothée  Chalamet ), un precoz chico italoamericano de diecisiete años, pasa los días en una casa de campo construida en el siglo XVII y propiedad de su familia, transcribiendo y tocando música clásica, leyendo y flirteando con su amiga Marzia (Esther Garrel).
Elio disfruta de una relación muy cercana con su padre (Michael Stuhlbarg), un eminente profesor y especialista en cultura grecolatina, y con su madre Annella (Amira Casar), una traductora, quienes le han favorecido con los frutos de la alta cultura en un contexto inundado por delicias naturales.
A pesar de que la sofisticación y el don intelectual de Elio indican que el chico es todo un adulto consumado, su personalidad rebosa asimismo inocencia y una carencia de forma, sobre todo en lo tocante a los asuntos del corazón.
Cierto día, Oliver (Armie Hammer), un encantador erudito estadunidense que trabaja en su doctorado, hace su arribo y se presenta como el residente veraniego que ese año ayudará al padre de Elio.
En medio del esplendor solar del entorno, Elio y Oliver descubren la alucinante belleza de un deseo que despierta a lo largo de un verano que alterará sus vidas para siempre.


No hay comentarios:

Post Top Ad

Responsive Ads Here