Las hijas de abril, muestra poder del cine a bajo costo

Es el tipo de película que deja un sabor amargo en la garganta. ¿Cómo se logra tanto en pantalla a tan bajo costo?

José Rafael Sosa

Michael Franco, (Después de Lucía, 2014 y  Cronic,2015) acusado más de una vez de ser “hijo predilecto del Festival de Cannes, ha mostrado al público dominicano, que la estima que  internacionalmente se le tiene, no es gratuita ni se trata de lo hermoso que pueda resultar  su juvenil rostro.
El cineasta y productor nacido en Ciudad de México en 1979 ha sido ganador de Palma de Oro  tres veces en Cannes,  y no ha sido por gracia o casualidad o favores  
de la industria. La pasión que le evidencia Cannes no es para nada fortuita.
Con Las hijas de abril, lo que se evidencia es la consistencia de un director que parte de conceptos sorprendentes que dejan al espectador, sembrado en la butaca, sobre todo por el manejo del sentimiento y el comportamiento humano. El saca lo mejor y lo peor que puede radicar en el alma humana.
Las hijas de abril es una historia simple, amigable y sensual para derivar a una gris densa y morbosa atmósfera que tiene en su centro la ética de la maternidad y el sorprendente potencial de lo débil. Franco sabe dónde está el resquicio del mejor cine emergente, uno que se hace para sorprender y permanecer en el imaginario colectivo.
Michel Franco descubrió que debía dar al público mucho más de lo que se podría esperar, basado en su creatividad sin demasiados límites y en su perspectiva para conducir un filme por los senderos menos esperados. No apela efectismos. Hace un cine barato desde la logística simple de sus locaciones. La diferencia es la sensibilidad en el trato y la sorprendente creatividad en los guiones.
La cinta, pensada para ser rodada en Estados Unidos con talentos norteamericanos, giró hacia Puerto Vallarta y llamó ajóvenes talentos mexicanos y desde España, la experimentada y camaleónica Emma Suárez, en el rol de Abril, la madre que nos abrirá tantas interrogantes  con su proceder inusual  y rotundo.
Suárez enfrenta un personaje de variadísimas capas de emotividad, desarrollar cada una de ellas y convencernos de que hay seres para los cuales el proceder ético se mide con una propia medida.
Franco se da el lujo de apostar a posibilidades que nadie podría imaginar, torciendo el rumbo de una trama, al pulso ffirme de un control exacto y medido de los recursos del cine (sobre todo las actuaciones, la fotografía, su dirección de arte y su espectro sonoro.
.
Ficha Técnica
Las hijas de Abril
País: México
Género: DramaAño: 2017
Duración: 1 h 43 m.
Dirección, guión y escenografista: Michel Franco
Elenco: Emma Suárez (Abril), Ana Valeria Becerril (Valeria), Enrique Arrizon (Mateo), Johana Larenki (Clara) y Hernán Mendoza (Gregorio).
Sinopsis: Valeria tiene 17 años y está embarazada. Vive en Puerto Vallarta con Clara, su media hermana. Valeria no ha querido que Abril –la madre que lleva mucho tiempo ausente- se entere del embarazo, sin embargo Clara, su hermana, ante la presión económica y las responsabilidades que implica tener un bebé en casa, decide llamarla. Abril llega con disposición de ayudar a sus hijas, pero pronto entenderemos porque Valeria prefería mantenerla lejos.
Share on Google Plus

Editora: Yenny Polanco Lovera

0 comentarios:

Google+ Badge

Translate