"LAS NOVIAS DE TRAVOLTA", EXCELENTE COMEDIA EN EL TEATRO LAS MÁSCARAS


Por Alci de la Rosa

Anoche tuve mi debut en el Teatro Las Máscaras, ¡claro que como espectador!, y fue un debut estelar ya que tuve la oportunidad de formar parte de un público que es envuelto en la escena por los actuantes debido a la intimidad que se manifiesta por el reducido espacio de esta sala donde es difícil deslindar el escenario del área de los espectadores. 

Tanto así que la veteranísima Lidia Ariza entabló un diálogo con Feliz Vinicio Lora y Yenny Polanco Lovera sin quitarle fundamento y cohesión a la obra, gesto que también hicieron las demás actrices con gracia y donaire.

Repito que mi debut fue estelar porque tuve la oportunidad de ver la obra del uruguayo Andrés Tulipano, "Las Novias de Travolta", bajo la dirección de la genial Germana Quintana y con un rol de verdaderas estrellas del teatro como Lidia Ariza actuando con un excelente desparpajo producto de su dilatado historial como actora de primer rango, quien hace una Cris intrigante ante sus amigas Estela (Marisol Marión Landais, Lucía (Wendy Alba) y Gaby (Pamela de León), durante la celebración del cumpleaños de esta última.

Wendy Alba, Pamela de León, Lidia Ariza y Marisol Marión Landais

La trama gira entre estas 4 mujeres que ya rondando los 43 años y que desinhibidas por los tragos dan rienda suelta a confesar lo que ha sido su infeliz pasado y su inseguro presente, el cual tratan de justificar culpando al brusco cambio que ha dado la vida hacia estos tiempos modernos.

Una decide entregarse a un hombre joven a contrapelo de lo que puede pensar la sociedad, otra hundida en un matrimonio insalvable sin saber qué hacer, la que vino del extranjero descubre al final su preferencia sexual  por otra mujer y la festejada que ante su fracaso marital en lo adelante le encuentra defectos a todos los hombres.

¿Qué cuál es el desenlace de la historia? Vayan a verla y quedarán complacidos
Share on Google Plus

Editora: Yenny Polanco Lovera

0 comentarios:

Google+ Badge

Translate