Acroarte da la cara por la buena música

ACROARTE SE COMPROMETE

El presidente de Acroarte, José Antonio Aybar y el director del Listín Diario, Miguel Franjul, acompañados del Concejo de asesores de la entidad que agrupa a los cronista de arte, integrado por sus ex-presidentes y el ideólogo del premio Soberano (Anterior Casandra). 

Por Emelyn Baldera (L.D.) 

En el país solo hay un premio que reconoce a los talentos criollos, y ese premio es Soberano, que es organizado por la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte), y CND. Tomando en cuenta esto, LISTíN DIARIO, quiso invitar a los expresidentes y al presidente actual de la institución que agrupa a los cronistas de arte del país, para tratar el tema de la campaña que lleva este diario y que busca elevar la calidad de las letras de la música urbana.
En ese sentido, Carlos T. Martínez, Carlos Cepeda Suriel, Fausto Polanco, Miguel A. Rivera, Félix Vinicio Lora, Máximo Jiménez, Joseph Cáceres, José Tejada Gómez, Napoleón Beras,  y José Antonio Aybar asistieron a la cita convencidos de que esta campaña hay que apoyarla y más aún, promoverla para que más figuras y sectores se agreguen a ella. José Antonio Aybar destacó que siempre ha sido una preocupación de Acroarte el de no premiar lo vulgar e indecente por más pegado que esté. Citó como ejemplo lo que sucedió este año que le mereció innumerables críticas, cuando se decidió dejar de lado propuestas que han sonado y calado en el gusto popular pero no cumplen con los estándares de decencia para ser tomados en cuenta en Premios Soberano, como fue el caso del cantante urbano conocido como El Mayor.
Napoleón Beras Prats, quien además de ser expresidente de Acroarte fue presidente de la Comisión Nacional de Espectáculos Públicos (CNEP), aseguró que aunque no haya un reglamento actualizado que le permita trabajar de forma adecuada  a esa institución, con lo que existe se puede trabajar y no quedarse de brazos cruzados. Cuestionó el hecho de que departamentos como el de monitoreo y seguimiento hoy día no funcionan en la CNEP.

Los invitados exponen en el multidiálogo


Acroarte sí veta la vulgaridad


Para los 10 representantes de Acroarte invitados al desayuno de LISTÍN DIARIO, hay una palabra clave: la música urbana es una realidad, pero eso no justifica la vulgaridad que exhiben sus letras en muchos casos.  José Antonio Aybar, presidente actual de la institución, manifestó que “en los últimos años Acroarte se ha convertido en el órgano regulador que debe operar desde el Estado” al controlar que temas y artistas vulgares no sean reconocidos. Esa posición ha sido apoyada por el Consejo de Asesores integrado por los expresidentes y por la propia membresía.
Joseph Cáceres alertó que la actual situación de la música urbana “perjudica a esa niñez que viene creciendo, que son los primeros que ustedes ven bailando Las Chapas que Vibran, Amara la Negra y toda esa indecencia que están ahora maleando y dañando a esos que vienen atrás, que podrán ser peores que los que están si de alguna manera no se reorienta este asunto”.
 El periodista Miguel A. Rivera considera que el éxito de la vulgaridad en la música urbana es algo generacional, ya que es con este ritmo con el que se identifica la juventud actual. Agregó que es un problema de lenguaje, ya que los artistas urbanos hablan un idioma que entienden los más jóvenes de la sociedad.
Para Fausto Polanco, editor de espectáculos del periódico El Día, el problema de la difusión de la vulgaridad en la música urbana es culpa del Estado. “El Estado tiene mucho que ver, es el más responsable de todo esto”, manifestó Polanco en su intervención en el debate.
Para José Tejada Gómez, el problema de la música urbana es mucho más complejo y entiende que  esta expresión musical tiene una economía subterránea que promueve el narcotráfico. “Aquí se sabe que si suenan es porque pagan en la radio. Hay un sistema que está operando en la economía subterránea que sustenta eso. Creo que hay una industria de los vicios que se encarga de promover ese tipo de cultura para que la gente consuma drogas y vea lo mal hecho como algo normal”, aseguró.
Según el periodista Máximo Jiménez, en la historia de la música dominicana nunca se había registrado tanta morbosidad y vulgaridad como se escucha en estos tiempos en la música urbana. A pesar de que reconoció lo grave de la situación, no comparte la censura ni las leyes que coarten la libertad de expresión, mas sí cree en concienciar y en educar a la población.
En su intervención Cepeda Suriel señaló la crisis moral actual como uno de los grandes males que afectan a la sociedad. Crisis, que según considera, debería de preocuparnos más que la crisis económica. Napoleón Beras Prats asegura que esos muchachos (los artistas urbanos), lo que necesitan es asesoría.


“EL PAÍS VIVE UNA CRISIS MORAL”
CARLOS CEPEDA SURIEL


Carlos Cepeda Suriel habló con autoridad y conocimiento de causa. Enfatizó que el deterioro de la sociedad dominicana comenzó en los hogares y luego continuó en las escuelas, dando como resultado una inversión de valores, que se traduce en la expresión artística urbana. Otros de los puntos a que se refirió fue la CNEP. Dijo que en tiempos de Zaida Lovatón, la institución funcionaba correctamente, pero explicó que en estos tiempos modernos sería imposible aplicar el Reglamento 824.


UN ESFUERZO DE TODOS
CARLOS T. MARTíNEZ


Para Carlos T. Martínez el que se difunda una mejor música, y que la vulgaridad, la violencia y la ofensa a la mujer deje de existir en muchos temas urbanos, es una misión de todos los medios. “En mi programa cuando me llevan una música o un invitado yo tengo que ver qué es lo que canta y escuchar el tema”, dice el veterano periodista, uno de los primeros presidentes que tuvo Acroarte.
Recordó que siempre existió el doble sentido en la música criolla, pero nunca imaginó que se llegaría a lo que se está escuchando actualmente. 


“YA ES MUY TARDE, MUY TARDE”
MIGUEL A. RIVERA


Miguel Rivera ve con pesimismo la situación planteada en esta serie de reportajes. “Es tarde, muy tarde. No hay forma de parar la vulgaridad en los medios de comunicación en sentido general”, dijo Rivera, quien conduce el programa radial “Para contarte”, que se transmite a través de Dominicana FM (98.9). “En el área del espectáculo todos los medios están basados en la vulgaridad, a excepción de nosotros”, añadió Rivera, quien excluye a los periodistas.  

 “DUEÑOS DE EMISORA SON RESPONSABLES”

FELIZ VINICIO 


El periodista Félix Vinicio está de acuerdo con unas declaraciones que ofreció en su espacio el Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, quien afirmó que “Los dueños de emisoras y canales de TV, y los programadores son los principales responsables de que la música vulgar suene en la radio”.
Cree que es lógico, porque “sólo ellos pueden pararlo, ni siquiera los programadores. Solo los dueños de emisoras pueden parar la difusión de la música urbana que incite a la violencia, la vulgaridad y la ofensa a la mujer”, sostuvo.


“HAY QUE SEGUIR INSISTIENDO”
JOSEPH CÁCERES


El veterano periodista Joseph Cáceres fue optimista al plantear que los medios de comunicación y los cronistas de arte deben insistir  en incentivar letras limpias en la música para contrarrestar “esta vorágine que hay de vulgaridad”. También destacó que Acroarte ha puesto su granito de arena para frenar la vulgaridad. “Como se frenó la bachata, como frenamos a Fernando Villalona; él era merecedor de premios, pero por su conducta lo mantuvimos lejos de la premiación”.



“SÍ SE PUEDE HACER ALGO TODAVÍA”
JOSÉ ANT. AYBAR


El presidente de la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte), advirtió que esa institución “seguirá velando porque la música vulgar no tenga cabida en los premios Soberano” y llamó a sus miembros a estar vigilantes de no permitirlo nunca. “La campaña de Listín Diario es válida, nosotros los cronistas de arte sí podemos hacer algo para que esto cambie. Lo hicimos con la bachata, lo hicimos con el merengue de calle y lo podemos hacer con la música urbana. Somos un cedazo en Acroarte y somos los que incidimos en los medios de comunicación”, afirmó Aybar.

 “ES TIEMPO DE EDUCAR Y CONCIENCIAR” 

MÁXIMO JIMÉNEZ


“Creo que Acroarte debe seguir siendo exigente con la vulgaridad. La bachata mejoró cuando se le puso esa barrera en la premiación que tuvo que cumplir con ciertos niveles de lingüística, lo mismo pasó con el merengue de calle y con los artistas urbanos que se han premiado”. El periodista abogó por que Acroarte continúe siendo más estricto con la música que se premia, dice, porque se ha demostrado que el efecto ha sido muy positivo con esos artistas que luego han debido cambiar.  

MAYOR ATENCIÓN A LA SITUACIÓN 

FAUSTO POLANCO


El editor de espectáculo del periódico El Día y expresidente de Acroarte consideró que las autoridades gubernamentales deben poner atención a este clamor ya que según él este género musical incide mucho en los feminicidios que ocurren lamentablemente a diario en nuestro país, y muchos otros males generados de la violencia. Polanco valoró el trabajo que hizo doña Zaida Lovatón al frente de la CNEP, y lamentó que tras su partida la institución perdió esa fuerza que la caracterizó en esos años, donde ejerció la función de un órgano regular.

EL NARCOTRÁFICO EN LA MÚSICA URBANA

JOSÉ TEJADA GÓMEZ

Según José Tejada hay un sistema que está operando en la economía subterránea que sustenta a la música urbana. “Creo que hay una industria de los vicios que se encarga de promover ese tipo de cultura para que la gente consuma drogas y vea lo mal hecho como algo normal”. Lamentó que ante la situación exista en las autoridades una deficiencia para corregir, porque, según observa, la autoridad pública no es un buen ejemplo, por lo que lo calificó como un problema muy grave.


SE PUEDE TRABAJAR CON LO QUE HAY
NAPOLEÓN BERAS PRATS 


“Nosotros hicimos grandes esfuerzos desde la CNEP. Nosotros teníamos un departamento que existe pero que no funciona, de monitoreo, rastreo y seguimiento a los temas musicales”. El también locutor considera que siempre se puede hacer algo aunque las leyes no estén al alcance de uno. “Estamos viviendo momentos muy delicados con esta música, con estos muchachos que vienen de barrios muy pobres, pero no es justificación para hacer ese trabajo”, dice Beras, quien entiende que a muchos de ellos lo que le falta es asesoría.
Share on Google Plus

Editora: Yenny Polanco Lovera

0 comentarios:

Google+ Badge

Translate